Mejores posiciones para embarazadas a la hora de dormir

Anuncios publicitarios

¿Te cuesta descansar? Prueba con esta guía

A muchas tienen un gran deseo de embarazo y tienen esta gran experiencia de convertirse en madres, la idea de la hora de dormir puede ser una cuestión que al principio no cueste tanto sobrellevar, pues en las primeras semanas del embarazo el vientre no cuenta con tanto volumen y aún es posible variar algunas posturas. Sin embargo, con el desarrollo y el crecimiento del bebé, el cual empieza a evidenciarse en tu vientre, como madre, las posturas que adoptamos antes, ya no serán las mismas que uses ahora, pues debes encontrar el equilibrio entre tu comodidad y lo que pasa dentro de ti para poder descansar.

Un ejemplo de este cambio, sería que, si estabas acostumbrada a dormir boca abajo, no podrás hacerlo en este momento, pues este tipo de posiciones donde el vientre se ve implicado, son perjudiciales para el proceso de gestación, que, además de hacerte sentir incómoda con el paso del tiempo, podría causar dificultades en el embarazo.

Las posiciones para embarazadas que verás en un momento, no sólo te permitirán sentirte más cómoda y poder descansar con facilidad, sino que también, podrás evitar posibles molestias y dolores que con el paso del tiempo podrían agravarse.

te puede interesar:

Guía con las mejores posiciones para embarazadas

Uno de los momentos más complejos en los que es posible encontrar una posición realmente cómoda en la que puedas descansar, es el momento de dormir, pues nos acomodamos de muchas maneras y ninguna parece dejarnos descansar. Por esto, a continuación presentamos un paso a paso en el que te puedes apoyar para que la hora de dormir sea la más relajante y esperada del día:

Anuncios publicitarios
  1. mejores-posicionesDuerme de lado: Esta es la posición más cómoda para las mamás y la más recomendada por los especialistas. Esto se debe a que dormir de costado permite y estimula el flujo de sangre que conduce hacia el bebé. Dormir boca arriba, podría comprometer tu útero, ya que éste tendría que reposar sobre la espalda.
    1. Puedes doblar una o las dos piernas para una mayor comodidad.
  2. Usa varias almohadas o una almohada de apoyo: Para permitir que las piernas se mantengan paralelas y cómodas apoyadas en una superficie, puedes acomodar varias almohadas o usar una almohada de apoyo que soporte tu peso y mantenga tu cuerpo firme.
    1. Coloca una almohada entre tus piernas, incluso puedes colocar otra debajo del abdomen y poner una más detrás de la espalda. Para reemplazar la almohada grande, puedes usar varias.
    2. Existen almohadas especiales para el estado de gestación, las cuales se encuentran diseñadas para brindarte comodidad en esta etapa tan compleja del embarazo.
  3. No duermas boca arriba: Como decíamos anteriormente, dormir boca arriba es poco recomendable, pues la espalda permanecerá en constante tensión y podría presentarse dolor.
    1. Durante la noche, es normal que adoptes otras posturas a la que tomaste inicialmente, por lo que apenas notes que te has volteado, debes tratar de incorporarte y dormir de lado.
    2. Para no voltearse, puedes usar una almohada detrás de la espalda.
  4. Mantén tu cabeza un poco elevada: En este estado, es común que aparezca la acidez. Para contrarrestar este efecto, será necesario que antes de quedarte dormida, procures mantener la cabeza elevada ligeramente.
  5. Inicia una rutina para dormir: Generar hábitos a los que podamos acostumbrar nuestro cuerpo, resulta sumamente útil, sobre todo cuando estamos en embarazo, pues podremos mejorar el descanso y permitir que sea nuestro cuerpo quien nos llame a esta hora para dormir.
    1. Programa una hora promedio para irte a dormir y repite la nueva costumbre cada día, incluyendo los fines de semana.
    2. De esta forma, podrás permitir que tu cuerpo descanse completamente durante las horas que le das de recuperación y amanezcas con mucha más energía al levantarte.
  6. No a las comidas pesadas antes de dormir: Naturalmente sabemos que la indigestión provocada por el consumo de comidas demasiado pesadas en horas de la noche, es un problema que afecta cualquier tipo de organismo, ahora imagina en el estado de embarazo. Es posible que síntomas comunes como las náuseas se empeoren.
    1. Procura tomar refrigerios ligeros antes de que sea la hora de dormir. Respecto a las horas de almuerzo y desayuno, puedes ser más grandes en comparación con la cena.
    2. Las galletas saladas son una excelente forma de eliminar las náuseas durante la noche y responder a tu cuerpo si sientes hambre.
  7. Regula el consumo de bebidas: Durante el embarazo, es normal que sientas más ganas de orinar y de forma más frecuente porque la estancia del bebé tiende a presionar la vejiga. Por esto, es necesario que bebas líquidas horas previas a la hora de descansar, sobre todo el consumo de agua, el cual es vital para el organismo.
    1. Algunos líquidos como el café y el té, pueden provocar que te mantengas por muchas horas despierta, lo que afectaría la hora de sueño a la que buscamos acostumbrar nuestro cuerpo. Limita el consumo de cafeína, sobre todo durante la gestación.
  8. Relájate y respira: Muchas mujeres tienen problemas para dormir de forma natural y más aún durante el embarazo. Para evitar esto, puedes practicar técnicas de relajación que te permitan conectarte con tu cuerpo. Además de esto, puedes liberar el estrés que se almacene y aliviar cualquier molestia que estés padeciendo.
    1. Prueba con técnicas de respiración inicialmente. Inhalar y exhalar profunda y pausadamente, te permitirá estar más tranquila.
    2. La imaginación y la mente elevadas por la respiración, resulta ser una excelente mezcla para mantenerte relajada y serena.
  9. Construye un ambiente cómodo: El espacio en el que duermes, influye en tu descanso, por lo que será necesario atenuar las luces del cuarto y ponerlo lo más confortable posible.
    1. Debes evitar estar en una habitación con ruído frecuente, como aquellos cuartos que quedan hacia las calles de alto tráfico, pues podría verse interrumpido tu descanso.
    2. Bloquea cualquier otro sonido que aparezca, cierra las ventanas y así reducirás el ruído que se genere desde otros lugares.
Anuncios publicitarios

Deja un comentario